Planifica tus retos, oportunidades e innovación para el 2021-2022

Planifica tus retos, oportunidades e innovación para el 2021-2022

Estamos en el último tramo de este curso 2020-2021, que ha resultado intenso, duro y diferente a todos los anteriores.

Ha exigido un gran esfuerzo, incluso extraordinario en muchos factores. Importantes ejes estructurales de la vida escolar han experimentado una transformación sin parangón. De hecho, podríamos escribir innumerables líneas analizando el día a día de estos meses en los centros.

Sin embargo, en esta ocasión, queremos poner el foco de atención en el futuro, en el y…¿ahora qué? Ya sabemos que durante estos meses se han producido cambios significativos y de verdadero calado. Cierto; no hay duda, y desde ese mismo prisma creemos que ha llegado el momento de pensar en el próximo curso.

Si queremos ganar terreno al 2021-2022, es importante que comencemos a trabajar en ello desde ahora. 

La planificación y definición de un rumbo y horizonte claro se hace más necesario que nunca y es importante hacerlo bien y con el tiempo y dedicación que requiere.

No podemos dejarlo para los últimos días de junio, cuando nos encontramos ya con escaso margen de maniobra y la “batería pedagógica” bajo mínimos.

Comencemos ya a trazar qué actuaciones llevaremos a cabo, quiénes serán las personas responsables de hacerlo; su tiempo de ejecución y herramientas y recursos sobre los que nos soportaremos para obtener una hoja de ruta de centro. Constituirá un documento de trabajo en el que se recogerán de manera coherente y bien ensamblada los retos y oportunidades de innovación educativa para el próximo curso 2021-2022.

Cómo hacerlo en 3 pasos:

 

La Educación STEAM, una línea estratégica que ha llegado para quedarse

La Educación STEAM, una línea estratégica que ha llegado para quedarse

Dentro del ámbito educativo, somos cada vez más conscientes del cambio que acontece en los roles tanto de profesorado como de alumnado.

Como docentes, la tendencia a fomentar entre nuestros alumnos y alumnas su capacidad de pensar por uno mismo cuando se trata de proyectos individuales, y tomar decisiones en equipo cuando se trata de proyectos en grupo, va en aumento.

Y es precisamente este principio, una de las bases que trabaja la educación STEAM. Seguramente hayas oído hablar de este concepto, pero ¿tienes claro en qué consiste?. 

Educación STEAM, ¿De qué estamos hablando?

La educación STEAM es un enfoque pedagógico que apunta a la resolución de problemas, desde las áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte (humanidades) y Matemáticas, de una manera lúdica, transversal y progresiva.

Está basada en la indagación, que se lleva a cabo planificando experimentos, investigando hipótesis, buscando información, construyendo modelos, trabajando en equipo, discutiendo y proponiendo explicaciones coherentes.

Este modelo educativo no sólo abarca la enseñanza de los contenidos en sí, sino que también implica el desarrollo de determinadas competencias (aprender haciendo-cultura maker) y tipos de pensamientos relacionados con el desarrollo de estas disciplinas. Y es aquí donde entra en juego el Pensamiento Computacional.

Igualmente, en muchas de las iniciativas STEAM desarrolladas, también se contempla e incorpora la perspectiva de género, con el fin de impulsar las vocaciones científico-tecnológicas entre las mujeres.

Desde esta perspectiva, se nos plantea un nuevo desafío educativo para nuestro alumnado. Resulta cada vez más necesario introducir esta línea estratégica de innovación pedagógica, con el el objetivo de preparar a los alumnos y alumnas para un contexto y mercado laboral cada vez más tecnológico, mejorando las habilidades intelectuales y haciendo uso de abstracciones para resolver problemas complejos.

La apuesta estratégica en innovación pedagógica

Y lo cierto es que en consonancia con lo anterior, las líneas estratégicas internacionales en clave de transformación digital hoy vigentes, sitúan el desarrollo de  las competencias STEAM como eje de la investigación, progreso e innovación.

Entre otros referentes, cabe destacar:

En Euskadi, y otras tantas Comunidades Autónomas se aboga por continuar la misma línea de innovación, tal y como queda reflejado en la I Estrategia de Educación STEAM de 2018 y que se encuentra actualmente en pleno desarrollo y expansión. Para más información, visita http://steam.eus/https://steamgune.euskadi.eus/es/

Y es que a estas alturas, no cabe duda de que este planteamiento refuerza y estructura de mejor forma las estrategias de enseñanza y aprendizaje que se pretenden implementar en los centros educativos, además de otorgar muchos otros beneficios a nuestro alumnado, entre los que se destacan los siguientes:

  • Impulsa la confianza en su aprendizaje
  • Desarrolla competencias socioemocionales, tales como Trabajo en equipo, Empatía, Adaptación, Resolución de conflictos, Comunicación, entre otras
  • Incrementa  habilidades lingüísticas y numéricas
  • Propicia el desarrollo del Pensamiento Lógico
  • Fomenta el aprendizaje colaborativo
  • Promueve la creatividad y proactividad
  • Además de potenciar su disposición hacia el aprendizaje, dado el entorno lúdico-educativo en el que suelen desarrollarse este tipo de competencias.

¿Por dónde empezar?

En este contexto, es muy probable que ya te estés planteando la siguiente pregunta: ¿por dónde empezar en mi centro?

Gracias al acompañamiento que realizamos en muchos centros educativos en su proceso de transformación digital e innovación pedagógica, nos hemos ido empapando de las necesidades que iban surgiendo en este terreno, y llevamos tiempo manos a la obra.

Una vez más, nos hemos dado cuenta de la importancia de establecer objetivos acordes a la realidad de cada centro y de partir de un planteamiento global a corto-medio plazo, que verdaderamente permita sacar el máximo rendimiento a los esfuerzos realizados y avanzar de manera paulatina pero contundente en esta línea de innovación pedagógica que tanta proyección presenta.

Partiendo de dicha premisa,  ¿cuáles serían los pasos a dar? te los explicamos en la siguiente presentación:

 

En cualquier caso, hay un factor de éxito que nunca debemos descuidar: la implicación y vinculación de las personas participantes en el proyecto. Si quienes lo lideran y tienen que hacerlo realidad, no creen en el planteamiento formulado, podrán ejecutar lo marcado diligentemente y con profesionalidad, pero es improbable que logren incidir en las vocaciones científico-tecnológicas del alumnado y despierten en ellos el interés, inquietud y curiosidad que tan necesarias son para avanzar en esta dirección.

Conceptos básicos para comenzar a construir tu EVA en teams

Conceptos básicos para comenzar a construir tu EVA en teams

Si eres docente y el centro educativo al que perteneces te ha dotado de una cuenta Microsoft, ¡no te alarmes!. Respira, en este post explicaremos cómo puedes empezar a utilizar Teams, optimizando tu trabajo del día a día.

Este Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA) lanzado en 2017, te ayudará a gestionar tus clases sea cual sea el escenario (presencial, on line o mixto). Podrás compartir con tu alumnado todo tipo de recursos educativos (documentos, enlaces, formularios, contenido multimedia , etc.), además de asignar tareas, hacer exámenes, y comunicaros mediante conversaciones públicas o privadas, entro otros.

A través de la siguiente presentación, podrás ir profundizando en esta herramienta paso a paso. Te harás con las claves para  empezar a darle forma a tu equipo de trabajo, agregando canales e invitando a tu alumnado. A partir de ahí, ya estarás en disposición de personalizar un espacio de colaboración y aprendizaje óptimo para desarrollar la transformación digital de vuestra experiencia educativa.

Una vez te hayas puesto en funcionamiento y conozcas su uso, te recomiendo que veas el post que publicamos sobre Cómo sacar partido y personalizar tu aula virtual con Teams.

Liveworksheets, una nueva vuelta de tuerca digital a la tradicionales fichas

Liveworksheets, una nueva vuelta de tuerca digital a la tradicionales fichas

Hoy queremos hablaros de Liveworksheets, una herramienta gratuita, presente desde hace tiempo, que ha visto relanzada su utilidad durante la fase de confinamiento generada por el COVID-19

Basada en fichas propias o de terceros, podemos compartir con nuestro alumnado ejercicios autocorregibles interactivos. No es necesario que se registren, teniendo la posibilidad de comprobar sus respuestas y/o enviárnoslas a nuestro correo corporativo del colegio.

Con el objetivo de facilitar la comprensión de los contenidos explicados,  Liveworksheets puede utilizarse dentro y fuera del aula. Nos ayudará en nuestra labor docente de evaluar y realizar un seguimiento del alumnado en su proceso de enseñanza y aprendizaje.

Partiendo de un simple documento en formato DOCX, PDF, JPG y PNG, esta aplicación web digitaliza el contenido que tradicionalmente imprimíamos.

Liveworksheets nos permite conocer la evolución de cada alumno/a para, si es necesario, adoptar medidas de refuerzo o de compensación que garanticen la adquisición de las competencias definidas para su nivel.

Con el objetivo de ir profundizando en la aplicabilidad de esta herramienta, hemos diseñado la siguiente infografía con 7 píldoras formativas, con las que ir dando pasos en la utilización/creación de fichas y cuadernos interactivos.

¿Empezamos?

 

Retos para los nuevos modelos de formación al profesorado

Retos para los nuevos modelos de formación al profesorado

Desde el pasado mes de marzo, se está gestando un nuevo modelo de formación para el profesorado. Sin embargo, estamos ante un escenario donde aún no se tienen muy definidos los atrezos necesarios y urge dibujarlos.

Tenemos la oportunidad de convertir esta situación en una nueva propuesta de formación continua verdaderamente eficaz, inteligente y productiva y sería una verdadera pena desaprovecharla.

Por ello, os animo a pararos a pensar cuáles son los pros y contras del entorno de formación en el que estamos transitando, a fin de poder encontrar las soluciones y propuestas necesarias.

En Educontic ya hemos realizado nuestra reflexión, y he aquí las conclusiones extraídas:

Dificultades detectadas

  • La realización de formaciones basadas en el desarrollo de webinars y/o videoconferencias se ha creado como recurso sustitutivo de una formación presencial, por lo que no se le ha dotado de los recursos y medios pedagógicos necesarios.
  • La cercanía y el contacto al que estamos habituados en otros modelos quedan desdibujadas en este tercer escenario, por lo que prevalece la distancia entre el formador/a y las personas participantes en dicha formación.
  • Resulta complejo captar la atención e interés de los participantes, puesto que se pueden encontrar en escenarios o contextos muy distintos y necesitamos “engancharles” desde la inmediatez y la simultaneidad.
  • Se está instaurando el hábito de generar un canal de comunicación donde el participante puede llegar prácticamente al anonimato. Se cierran micros y cámaras en pro de la eficiencia tecnológica, pero ello puede conllevar una importante pérdida en cuestiones de reconocimiento y personalización del aprendizaje.
  • El número o cupo de participantes se está revirtiendo. Estamos pasando de la creación de grupos cada vez más reducidos a la posibilidad de gestionar grandes grupos de participantes en tiempo real.
  • El canal de interlocución, que suele ser habitualmente el chat, resulta nuevo y desconocido para las personas participantes. Ello puede conllevar la obtención de un feedback más reducido y estéril.
  • Las cuestiones tecnológicas y de conectividad se hacen esenciales. Un fallo de conexión acarrea la pérdida directa en la transmisión del mensaje.

Oportunidades identificadas

Sin embargo, frente a todo lo anterior, estamos convencidas de que debemos tener la valentía de construir un escenario en el que poder aprovechar la potencialidad de los modelos presenciales y propuestas netamente online y nutrirlo de nuevos factores de éxito e innovación.

Para ello, contamos, además, con algunos aspectos favorables muy a tener en cuenta:

  • La inmediatez y simultaneidad conseguida nos permite dotarle de un importante valor añadido, siempre y cuando seamos capaces de generar un entorno dinámico y ágil.
  • La simplicidad logística nos permite reforzar la apertura de fronteras y generar sinergias y experiencias colaborativas entre profesorado entre sí desconocido.
  • El desarrollo de este nuevo modelo formativo posibilita un desarrollo intrínseco de la competencia digital docente.
  • La creación de nuevos canales de comunicación ofrece la disposición de recursos de interlocución más eficaces y productivos, incorporando y/o combinando distintas opciones.
  • El máximo provecho de este nuevo modelo conlleva la puesta en práctica de metodologías innovadoras, que, desde luego, debe partir de una reflexión sobre el qué queremos conseguir y el cómo.

Los primeros 10 retos

Partiendo de esta realidad y siendo conscientes de que es plenamente cambiante, hemos definido los 10 primeros retos.

Creemos que resulta esencial avanzar de manera decidida en ellos, con el objetivo de ir asentando una base solida sobre la que construir el nuevo modelo formativo para el profesorado.

Os compartimos una breve síntesis:

 

CREAR DE UN ENTORNO AMIGABLE

Generar un espacio de aprendizaje e interactuación que resulte amigable. Debemos personalizarlo y lograr que todas las personas participantes se desenvuelvan adecuadamente en él desde el principio.

APROVECHAR DE LO APRENDIDO EN OTROS MODELOS

Qué duda cabe que de los modelos presenciales y netamente online podemos extraer elementos con los que podamos dar valor añadido a este tercer escenario.

ADOPTAR UNA PERSPECTIVA PROACTIVA

Debemos adoptar una perspectiva proactiva, de manera que el nuevo modelo formativa tengo personalidad propia.

DARLE LA ESTABILIDAD NECESARIA

Es un error pensar que se trata de un modelo temporal. El nuevo escenario híbrido ha llegado para quedarse y adquirir cada vez mayor fuerza.

OPTIMIZAR LAS OPCIONES TECNOLÓGICAS

Resulta esencial poner la vista en las nuevas posibilidades que nos ofrecen las TIC. No debemos quedarnos en las funcionalidades básicas que nos ofrecen las aplicaciones habituales; debemos ponernos el “listón” más alto y exigirles más.

SUPERAR LA INCERTIDUMBRE DEL CONTEXTO MULTIESCENARIO

Es necesario superar los inconvenientes que puedan producirse ante el multi-escenario de las personas participantes y dotarnos de las herramientas suficientes para solventarlo.

CONCRETAR LA METODOLOGÍA Y DINÁMICAS A EMPLEAR

Estamos ante una oportunidad inmejorable para dar un vuelco en los planteamientos metodológicos que vienen aplicándose en las formaciones para el profesorado.

REFORZAR EL DESARROLLO DE LA CDD

En estos nuevos modelos, la competencia digital docente experimenta per sé un impulso, pero para que verdaderamente salga reforzada es necesario que la incluyamos en la evaluación.

GARANTIZAR LA IDENTIFICACIÓN Y RECONOCIMIENTO DE LAS PERSONAS PARTICIPANTES

Resulta imprescindible articular instrumentos que permitan compaginar la excelencia tecnológica con el reconocimiento de las personas participantes; crear un clima cercano e inclusivo entre todas las personas integrantes del grupo.

ATENDER A LA TRAZABILIDAD DE LAS PERSONAS PARTICIPANTES

Debe tratarse de una cuestión estructural, tanto desde el punto de vista procedimental como desde el pedagógico. El entorno generado debe garantizar el registro y seguimiento de la trayectoria de aprendizaje de cada persona participante.

Planifica tus retos, oportunidades e innovación para el 2021-2022

Estrategia y planificación de centro durante el COVID-19

Afrontar la nueva etapa educativa que nos espera tras el “período vacacional” de Semana Santa requiere de una hoja de ruta de centro bien planificada y acorde con la realidad tan excepcional que estamos viviendo durante el COVID-19.

No se trata de una tarea fácil y cierto es que muchas de las incógnitas e incertidumbre que nos rodean durante estos días, no allanan precisamente el camino. Sin embargo, no es menos cierto que toda actuación que parta de un análisis, planificación y colaboración de las personas implicadas ayudará a seguir un trayecto conjunto, coherente y más ajustado al contexto que nos rodee en cada caso.

Veamos, pues, algunas posibles claves que nos pueden ayudar a elaborar nuestra hoja de ruta educativa para las próximas semanas o meses:

Aspectos de carácter organizativo:

  • El Equipo Directivo está llamado a desempeñar un papel fundamental en este proceso. Deberá situarse a la cabeza del diseño y configuración de la hoja de ruta para las próximas semanas, logrando una cohesión y coherencia entre las distintas iniciativas emprendidas hasta el momento y las planificadas a partir de ahora.
  • El escenario en el que nos encontramos exige una reconfiguración de los equipos de trabajo del centro. Debemos posibilitar espacios virtuales de trabajo colaborativo; adaptar los horarios de encuentro y trabajo conjunto; y según los casos, habrá que redefinir temporalmente las funciones a desempeñar, de manera que sea posible responder adecuadamente a las nuevas incógnitas surgidas por la pandemia del Coronavirus.
  • Es importante tener presente que en la situación actual hay un factor tecnológico fuerte, pero no es el único. Los equipos TIC están desarrollando una labor esencial, pero es necesario entablar canales de colaboración con el resto de compañeros y compañeras, para que, al menos, los principales factores que intervienen en este proceso vayan por el mejor de los cauces.
  • Es necesario que la estrategia que adoptemos sea compartida y asumida por La Comunidad Educativa. Las actuaciones que vayamos a llevar adelante requieren, más que nunca, de un compromiso e implicación común que permitan remar en la misma dirección.
  • En consecuencia, implicar también a las familias en este proceso puede contribuir a realizar una hoja de ruta más ajustada a la realidad en la que el alumnado pudiera encontrarse actualmente en sus hogares, incorporando unas y otras particularidades.
  • Es importante facilitar la formación y ayuda necesaria a las personas que así lo soliciten, para que logren desenvolverse lo mejor posible en esta situación tan excepcional. Tanto profesorado, alumnado como familias reclaman indicaciones y pautas lo más concisas posibles.

Aspectos de carácter estratégico

  • Como punto de partida, conviene realizar una reflexión sobre los aciertos y errores cometidos durante estas semanas y las posibles dificultades encontradas en el camino. Las conclusiones extraídas de dicho análisis deberían ser la base sobre la que pivotar la planificación posterior.
  • La hoja de ruta a elaborar debe contemplar supuestos e hipótesis diversas, en las que se recojan distintos tipos de decisiones, medidas y plazos que gubernamentalmente pudieran adoptarse.
  • El planteamiento debe ser lo suficientemente flexible para poder responder:
    • A las casuísticas y circunstancias particulares del profesorado y alumnado, y por extensión, las familias.
    • La evolución que pudiera experimentar el COVID-19
  • No se trata de realizar planificaciones grandilocuentes, pero sí lo suficientemente claras y precisas para que consigamos trasladar la seguridad y confianza que como centro, institución, se hace ahora tan necesaria.
  • La comunicación que realicemos del plan diseñado a todos los colectivos que conforman la Comunidad Educativa determinará en gran medida el éxito o fracaso de este nuevo reto. Debemos cuidar tanto la comunicación interna como la externa y ajustarla a los canales digitales que tengamos a nuestro alcance.
  • El foco debemos ponerlo en el hoy, pero sin perder la perspectiva del mañana. No hay que olvidar que la finalización del curso suele ser también momento de planificación del período posterior. En la medida de lo posible, debemos conseguir marcarnos objetivos y metas que mantengan una coherencia, hilo conductor con el próximo curso.

¿Qué factores debe contemplar?

Con el ánimo de enriquecer las reflexiones anteriores con pautas de carácter práctico, en la siguiente presentación, hemos tratado de recoger los aspectos que deberían aglutinar la hoja de ruta a elaborar.