Planifica tus retos, oportunidades e innovación para el 2021-2022

Planifica tus retos, oportunidades e innovación para el 2021-2022

Estamos en el último tramo de este curso 2020-2021, que ha resultado intenso, duro y diferente a todos los anteriores.

Ha exigido un gran esfuerzo, incluso extraordinario en muchos factores. Importantes ejes estructurales de la vida escolar han experimentado una transformación sin parangón. De hecho, podríamos escribir innumerables líneas analizando el día a día de estos meses en los centros.

Sin embargo, en esta ocasión, queremos poner el foco de atención en el futuro, en el y…¿ahora qué? Ya sabemos que durante estos meses se han producido cambios significativos y de verdadero calado. Cierto; no hay duda, y desde ese mismo prisma creemos que ha llegado el momento de pensar en el próximo curso.

Si queremos ganar terreno al 2021-2022, es importante que comencemos a trabajar en ello desde ahora. 

La planificación y definición de un rumbo y horizonte claro se hace más necesario que nunca y es importante hacerlo bien y con el tiempo y dedicación que requiere.

No podemos dejarlo para los últimos días de junio, cuando nos encontramos ya con escaso margen de maniobra y la “batería pedagógica” bajo mínimos.

Comencemos ya a trazar qué actuaciones llevaremos a cabo, quiénes serán las personas responsables de hacerlo; su tiempo de ejecución y herramientas y recursos sobre los que nos soportaremos para obtener una hoja de ruta de centro. Constituirá un documento de trabajo en el que se recogerán de manera coherente y bien ensamblada los retos y oportunidades de innovación educativa para el próximo curso 2021-2022.

Cómo hacerlo en 3 pasos:

 

La Educación STEAM, una línea estratégica que ha llegado para quedarse

La Educación STEAM, una línea estratégica que ha llegado para quedarse

Dentro del ámbito educativo, somos cada vez más conscientes del cambio que acontece en los roles tanto de profesorado como de alumnado.

Como docentes, la tendencia a fomentar entre nuestros alumnos y alumnas su capacidad de pensar por uno mismo cuando se trata de proyectos individuales, y tomar decisiones en equipo cuando se trata de proyectos en grupo, va en aumento.

Y es precisamente este principio, una de las bases que trabaja la educación STEAM. Seguramente hayas oído hablar de este concepto, pero ¿tienes claro en qué consiste?. 

Educación STEAM, ¿De qué estamos hablando?

La educación STEAM es un enfoque pedagógico que apunta a la resolución de problemas, desde las áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte (humanidades) y Matemáticas, de una manera lúdica, transversal y progresiva.

Está basada en la indagación, que se lleva a cabo planificando experimentos, investigando hipótesis, buscando información, construyendo modelos, trabajando en equipo, discutiendo y proponiendo explicaciones coherentes.

Este modelo educativo no sólo abarca la enseñanza de los contenidos en sí, sino que también implica el desarrollo de determinadas competencias (aprender haciendo-cultura maker) y tipos de pensamientos relacionados con el desarrollo de estas disciplinas. Y es aquí donde entra en juego el Pensamiento Computacional.

Igualmente, en muchas de las iniciativas STEAM desarrolladas, también se contempla e incorpora la perspectiva de género, con el fin de impulsar las vocaciones científico-tecnológicas entre las mujeres.

Desde esta perspectiva, se nos plantea un nuevo desafío educativo para nuestro alumnado. Resulta cada vez más necesario introducir esta línea estratégica de innovación pedagógica, con el el objetivo de preparar a los alumnos y alumnas para un contexto y mercado laboral cada vez más tecnológico, mejorando las habilidades intelectuales y haciendo uso de abstracciones para resolver problemas complejos.

La apuesta estratégica en innovación pedagógica

Y lo cierto es que en consonancia con lo anterior, las líneas estratégicas internacionales en clave de transformación digital hoy vigentes, sitúan el desarrollo de  las competencias STEAM como eje de la investigación, progreso e innovación.

Entre otros referentes, cabe destacar:

En Euskadi, y otras tantas Comunidades Autónomas se aboga por continuar la misma línea de innovación, tal y como queda reflejado en la I Estrategia de Educación STEAM de 2018 y que se encuentra actualmente en pleno desarrollo y expansión. Para más información, visita http://steam.eus/https://steamgune.euskadi.eus/es/

Y es que a estas alturas, no cabe duda de que este planteamiento refuerza y estructura de mejor forma las estrategias de enseñanza y aprendizaje que se pretenden implementar en los centros educativos, además de otorgar muchos otros beneficios a nuestro alumnado, entre los que se destacan los siguientes:

  • Impulsa la confianza en su aprendizaje
  • Desarrolla competencias socioemocionales, tales como Trabajo en equipo, Empatía, Adaptación, Resolución de conflictos, Comunicación, entre otras
  • Incrementa  habilidades lingüísticas y numéricas
  • Propicia el desarrollo del Pensamiento Lógico
  • Fomenta el aprendizaje colaborativo
  • Promueve la creatividad y proactividad
  • Además de potenciar su disposición hacia el aprendizaje, dado el entorno lúdico-educativo en el que suelen desarrollarse este tipo de competencias.

¿Por dónde empezar?

En este contexto, es muy probable que ya te estés planteando la siguiente pregunta: ¿por dónde empezar en mi centro?

Gracias al acompañamiento que realizamos en muchos centros educativos en su proceso de transformación digital e innovación pedagógica, nos hemos ido empapando de las necesidades que iban surgiendo en este terreno, y llevamos tiempo manos a la obra.

Una vez más, nos hemos dado cuenta de la importancia de establecer objetivos acordes a la realidad de cada centro y de partir de un planteamiento global a corto-medio plazo, que verdaderamente permita sacar el máximo rendimiento a los esfuerzos realizados y avanzar de manera paulatina pero contundente en esta línea de innovación pedagógica que tanta proyección presenta.

Partiendo de dicha premisa,  ¿cuáles serían los pasos a dar? te los explicamos en la siguiente presentación:

 

En cualquier caso, hay un factor de éxito que nunca debemos descuidar: la implicación y vinculación de las personas participantes en el proyecto. Si quienes lo lideran y tienen que hacerlo realidad, no creen en el planteamiento formulado, podrán ejecutar lo marcado diligentemente y con profesionalidad, pero es improbable que logren incidir en las vocaciones científico-tecnológicas del alumnado y despierten en ellos el interés, inquietud y curiosidad que tan necesarias son para avanzar en esta dirección.

Cómo compatibilizar tu aula con los multi-escenarios educativos

Cómo compatibilizar tu aula con los multi-escenarios educativos

Ya han transcurrido las primeras semanas de este excepcional inicio de curso.Se han reajustado pautas de seguridad e higiene; se han solventado casuísticas particulares de alumnado, profesorado y familias y, en algunos casos, se han producido múltiples escenarios físicos y virtuales de aula, a los que no resulta sencillo dar una acertada respuesta.

Es precisamente este último factor el que abordamos en este post, con el ánimo de facilitaros algunas pautas y recomendaciones útiles.

Vayamos, pues, al meollo de la cuestión…

Situación de partida:

    1. A lo largo de los próximos meses, en nuestro aula pueden producirse múltiples casuísticas. El alumnado y profesorado puede verse obligado a transitar entre escenarios presenciales, semipresenciales y completamente online.
    2. Dichos escenarios pueden ser compartidos por el conjunto del alumnado o tan solo por una parte de ellos/as.
    3. Las circunstancias conjuntas y/o particulares podrán variar a lo largo del tiempo y alumnado y profesorado pueden experimentar distintas situaciones en momentos diferentes.
    4. Para los modelos de enseñanza presencial o enseñanza online, ya conocemos fórmulas y soluciones, y en mayor o menor medida, hemos recorrido camino en ambos terrenos. Sin embargo, la puesta en práctica del modelo semipresencial es la gran incógnita o reto con el que nos encontramos este curso y será precisamente de esta pieza de la que dependerá una gran dosis de nuestro acierto.

Partiendo de dichas premisas, resulta esencial configurar un escenario de enseñanza y aprendizaje que sea compatible con las distintas casuísticas producidas y que nos ofrezca estabilidad, confianza y certidumbre, tanto a profesorado, alumnado, como a las familias. 

Es necesario que todas las partes implicadas compartan la convicción de que cualesquiera que sean las circunstancias de unos y otros alumnos/as, todos/as podrán seguir adelante con el modelo de enseñanza y aprendizaje que hayamos diseñado para esta excepcional situación.

 

¿Cómo lograrlo?

 

1. Crear un EVA:

Crear un EVA, que nos permita interactuar con el alumnado y recoger toda la actividad del aula física y virtual en un mismo espacio.

2. Recoger la producción digital del alumnado

Dentro del registro de la actividad de aula, es fundamental que pensemos en una solución digital que permita recopilar, organizar y gestionar toda la producción del alumnado, ya sea de origen analógico o digital.

3. Impulsar la autonomía del alumnado

Para ello, debemos impulsar la autonomía del alumno/a. Cuanto más autónomos/as sean, más fácil será sobrellevar el cambio de situaciones. Su capacidad de resolver problemas o enfrentarse a nuevos retos será mayor y su dependencia o necesidad de apoyo o ayuda de terceras personas disminuirá.

4. Garantizar una competencia digital mínima

Es importante que el alumnado sea capaz de desenvolverse adecuadamente en el entorno digital que hayamos creado. Por ello, será importante que durante estas primeras semanas, en el caso de que detectemos la necesidad, le demos un empujón a su competencia digital.

5. Planificar desde la perspectica presencial y/u online

A la hora de desarrollar las sesiones de aula,  debemos plantearlas desde una doble perspectiva, en la que tengamos que combinar el escenario presencial con el online. Al fin y al cabo, lo que preparemos para un escenario mixto será igualmente válido si nos encontramos en un escenario únicamente presencial o únicamente online.

6. Interconectar el alumnado del aula con el que está en casa

Es importante que articulemos fórmulas en las que  logremos una interconexión entre el alumnado que está en sus casas y el que está físicamente en el aula.

      • Intercalar actividades participativas, tipo mentimeter, padlet, kahoot, que nos permitirán unir ritmos y espacios. Además, puede ser igualmente provechoso en escenario que únicamente sean presenciales. Ya sabemos que las mascarillas y distancias no ayudan a las participaciones.
      • Pensar en actividades en las que los que estén en casa también puedan tener un papel relevante y se puedan sentir parte del proceso.
      • Puede resultar de mucha ayuda, que si por ejemplo, hemos pensado en realizar actividades colaborativas, en ellas puedan interrelacionarse online tanto los que están en el aula como los que no.
 7. Priorizar los contenidos esenciales

Curricularmente, debemos priorizar los contenidos que veamos esenciales. Posteriormente, si la situación es favorable, ya se irá ampliando.

8. Poner en valor nuevas competencias:

A este respecto, hemos de tener presente que esta nueva situación ha conllevado la intensificación en el desarrollo de algunas competencias que en escenarios convencionales no hay ocasión de abordarlas con la misma intensidad.

9. Coordinación entre compañeros/as:

Además de la planificación de la actividad de aula, resulta esencial establecer los cauces necesarios para lograr una labor coordinada y colaborativa entre los compañeros/as. Es muy importante que el profesorado establezca una unidad de criterios, tanto pedagógicos como operativos.

10. Prestar atención individual al alumno/a

Junto con todo lo anterior, es fundamental que cuidemos el contacto y cercanía entre profesor/a-alumno/a y entre el propio alumnado. Para ello, puede resultarnos de utilidad organizar también tutorías online, a modo de videoconferencia, en pequeños grupos o individuales, para poder hablar y charlar sin mascarillas de por medio.

¿Qué otras cuestiones añadiríais? ¿Habéis llevado adelante alguna iniciativa que os gustaría compartir con nuestra Comunidad Virtual? Sabéis que estaremos encantadas de compartirla a través de nuestros canales digitales

Laister arte!

Planifica tus retos, oportunidades e innovación para el 2021-2022

Estrategia y planificación de centro durante el COVID-19

Afrontar la nueva etapa educativa que nos espera tras el “período vacacional” de Semana Santa requiere de una hoja de ruta de centro bien planificada y acorde con la realidad tan excepcional que estamos viviendo durante el COVID-19.

No se trata de una tarea fácil y cierto es que muchas de las incógnitas e incertidumbre que nos rodean durante estos días, no allanan precisamente el camino. Sin embargo, no es menos cierto que toda actuación que parta de un análisis, planificación y colaboración de las personas implicadas ayudará a seguir un trayecto conjunto, coherente y más ajustado al contexto que nos rodee en cada caso.

Veamos, pues, algunas posibles claves que nos pueden ayudar a elaborar nuestra hoja de ruta educativa para las próximas semanas o meses:

Aspectos de carácter organizativo:

  • El Equipo Directivo está llamado a desempeñar un papel fundamental en este proceso. Deberá situarse a la cabeza del diseño y configuración de la hoja de ruta para las próximas semanas, logrando una cohesión y coherencia entre las distintas iniciativas emprendidas hasta el momento y las planificadas a partir de ahora.
  • El escenario en el que nos encontramos exige una reconfiguración de los equipos de trabajo del centro. Debemos posibilitar espacios virtuales de trabajo colaborativo; adaptar los horarios de encuentro y trabajo conjunto; y según los casos, habrá que redefinir temporalmente las funciones a desempeñar, de manera que sea posible responder adecuadamente a las nuevas incógnitas surgidas por la pandemia del Coronavirus.
  • Es importante tener presente que en la situación actual hay un factor tecnológico fuerte, pero no es el único. Los equipos TIC están desarrollando una labor esencial, pero es necesario entablar canales de colaboración con el resto de compañeros y compañeras, para que, al menos, los principales factores que intervienen en este proceso vayan por el mejor de los cauces.
  • Es necesario que la estrategia que adoptemos sea compartida y asumida por La Comunidad Educativa. Las actuaciones que vayamos a llevar adelante requieren, más que nunca, de un compromiso e implicación común que permitan remar en la misma dirección.
  • En consecuencia, implicar también a las familias en este proceso puede contribuir a realizar una hoja de ruta más ajustada a la realidad en la que el alumnado pudiera encontrarse actualmente en sus hogares, incorporando unas y otras particularidades.
  • Es importante facilitar la formación y ayuda necesaria a las personas que así lo soliciten, para que logren desenvolverse lo mejor posible en esta situación tan excepcional. Tanto profesorado, alumnado como familias reclaman indicaciones y pautas lo más concisas posibles.

Aspectos de carácter estratégico

  • Como punto de partida, conviene realizar una reflexión sobre los aciertos y errores cometidos durante estas semanas y las posibles dificultades encontradas en el camino. Las conclusiones extraídas de dicho análisis deberían ser la base sobre la que pivotar la planificación posterior.
  • La hoja de ruta a elaborar debe contemplar supuestos e hipótesis diversas, en las que se recojan distintos tipos de decisiones, medidas y plazos que gubernamentalmente pudieran adoptarse.
  • El planteamiento debe ser lo suficientemente flexible para poder responder:
    • A las casuísticas y circunstancias particulares del profesorado y alumnado, y por extensión, las familias.
    • La evolución que pudiera experimentar el COVID-19
  • No se trata de realizar planificaciones grandilocuentes, pero sí lo suficientemente claras y precisas para que consigamos trasladar la seguridad y confianza que como centro, institución, se hace ahora tan necesaria.
  • La comunicación que realicemos del plan diseñado a todos los colectivos que conforman la Comunidad Educativa determinará en gran medida el éxito o fracaso de este nuevo reto. Debemos cuidar tanto la comunicación interna como la externa y ajustarla a los canales digitales que tengamos a nuestro alcance.
  • El foco debemos ponerlo en el hoy, pero sin perder la perspectiva del mañana. No hay que olvidar que la finalización del curso suele ser también momento de planificación del período posterior. En la medida de lo posible, debemos conseguir marcarnos objetivos y metas que mantengan una coherencia, hilo conductor con el próximo curso.

¿Qué factores debe contemplar?

Con el ánimo de enriquecer las reflexiones anteriores con pautas de carácter práctico, en la siguiente presentación, hemos tratado de recoger los aspectos que deberían aglutinar la hoja de ruta a elaborar.

 

La evaluación en Educación, próximo reto a superar durante la crisis del Covid- 19

La evaluación en Educación, próximo reto a superar durante la crisis del Covid- 19

Llevamos 3 semanas trabajando con ahínco para dar respuesta a la excepcional situación generada por la crisis del Coronavirus. Las decisiones adoptadas en los centros durante este período han sido muchas; las reuniones de coordinación realizadas han sido constantes y la creación de aulas virtuales en tiempo récord ha exigido un gran esfuerzo y dedicación.

Partiendo de dicho escenario, es momento de realizar una primera valoración sobre lo realizado, con el fin de continuar marcándonos nuevos retos.

Hagamos balance

Desde la experiencia vivida durante estas semanas en la formación y acompañamiento de centros de la red de Kristau Eskola, hemos extraído las siguientes conclusiones:

  • Se ha dado respuesta, cuasi de manera inmediata, por parte de un gran número de centros a esta excepcional y singular situación.
  • Sin embargo, esa rápida respuesta ha dejado latente la brecha digital existente aún hoy entre distintos centros y Comunidades Educativas.
  • Equipos Directivos, alumnado y profesorado han tenido una gran capacidad de adaptación al nuevo escenario, gracias al esfuerzo y voluntad de todas las partes.
  • Las familias han asumido su nuevo rol de profesorado como mejor han podido, o sabido, dadas las circunstancias.
  • El trabajo y aprendizaje en red ha cobrado especial relevancia durante este período.
  • El factor humano y emocional ha estado presente en alumnado, familias y profesorado, y en ningún caso debemos dejarlo de lado.

Sí, efectivamente podemos felicitarnos por la gran labor y esfuerzo que las respectivas Comunidades Educativas estamos realizando.

La evaluación, en primera posición

Ahora bien, tras 3 semanas de actividad, y aprovechando que tenemos un alto en el camino por el período de Semana Santa, ha llegado el momento de levantar la cabeza de las pantallas y tratar de mirar con cierta distancia y perspectiva hacia los próximos pasos a dar.

En ese terreno, sin duda alguna, la evaluación se sitúa en primera posición del próximo trayecto. Una evaluación entendida como:

  • Un reconocimiento al esfuerzo realizado durante este período, atendiendo, claro está, a las particularidades y circunstancias que se puedan producir en cada caso.
  • Un recurso para poder evidenciar la evolución experimentada en el alumnado. Tenemos la oportunidad de realizar un seguimiento y acompañamiento individual de nuestros alumnos y alumnas, especialmente de aquellos que puedan volverse más invisible en el contexto colectivo.
  • Un reto para poder avanzar en modelos de evaluación innovadores. Las propuestas de examen memorístico no tienen mucho encaje en este contexto. La situación actual nos exige un verdadero ejercicio de transformación y creatividad (por qué no decirlo), para poner en marcha nuevas fórmulas de evaluación. Y, desde luego, las TIC nos brindan múltiples oportunidades para lanzarnos a nuevas iniciativas docentes.

Todo lo anterior exige una labor de coordinación y consenso entre el profesorado, a fin de facilitar un abanico de respuestas y herramientas amplio, pero que evite el desconcierto y confusión entre todas las partes.

Y junto con ello, se hace necesaria una adaptación de los criterios y/o factores evaluación hasta ahora contemplados. Habrá que eliminar algunos indicadores, por carecer de sentido en estas circunstancias, e incorporar otros que quizás resultan indispensables en esta situación.

La incertidumbre y desconcierto sobre lo que pueda ocurrir a partir del 12 de abril podría situarnos en otro período de espera. Sin embargo, lo cierto es que los plazos se imponen y toda actuación que nos permita seguir estando al frente de nuestro alumnado contribuirá, seguro, a su proceso formativo y a continuar creciendo como personas, desde los cimientos de las respectivas Comunidades Educativas.

¿Cómo organizar eficazmente un Meet con tu alumnado?

¿Cómo organizar eficazmente un Meet con tu alumnado?

Dadas las circunstancias actuales, son muchas herramientas digitales las que han decidido prestar sus servicios Premium gratuitamente. Por su parte, Google ha activado hasta el 1 de julio, las funciones de videoconferencia avanzadas de Hangouts Meet, para todos los clientes de G Suite.

¿Qué es hangout meet?

Su funcionamiento es muy sencillo, y nos permite crear reuniones o unirnos a éstas, mediante un enlace facilitado a través de un correo electrónico o un evento de Google Calendar.

En estos momentos, los encuentros pueden ser de hasta 250 participantes por llamada, y cabe la posibilidad de grabar toda o parte de nuestra sesión en Google Drive.

Además de acceder a la versión Web, esta herramienta tiene app Android o iOS.

Requisitos para acceder a Hangout meet

¿Cómo funciona?

Os compartimos los 2 videotutoriales que hemos grabado sobre el funcionamiento de Meet, , con el fin de ayudaros a crear clases on line con vuestro alumnado, o reuniones con vuestros/as compañeros/as.

Consejos para realizar un meet eficaz con tu alumnado

 

  1. Pedir a los alumnos que apaguen el micro cuando queremos dar una explicación
  2. Utilizar la posibilidad de Chat para plantear las dudas y consultas.
  3. El alumnado encenderá su micro, solo cuando quiere preguntar algo. Fija una/s pauta/s para que sepan cómo deben notificarte de una duda. Levantando la mano, vía Chat, etc.
  4. Deja espacios para la interacción, haz partícipes a tus alumnos/as. Organiza turnos de preguntas y respuestas, de manera que sepas si están entendiendo la clase.
  5. Si se corta, es preferible funcionar solo con micro.
  6. Establece un guion para la clase, preparando con antelación los recursos que vayas a necesitar. Si los/las alumnos/as requieren de algún material de apoyo, deberás comunicárselo con tiempo. Es recomendable informar al principio acerca de los objetivos de la sesión, desarrollar la clase y concluir, resumiendo o sacando las principales conclusiones del encuentro.
  7. Posibilidad de intercalar actividades o ejercicios. Los materiales cuanto más visuales mejor, ya que les ayudarán a asimilar nueva información
  8. Colocación y vestimenta: la cámara debe estar a la altura de los ojos y sería recomendable que te vistas como si fuera una clase presencial. Por un lado, ayuda a nivel psicológico y por otro, quizá tengas que levantarte para algo…. ¡Piénsalo!
  9. Prepara tu aula. Procura crear un espacio de trabajo tranquilo, bien iluminado y sin ruidos. Incluso si es posible, imparte tu clase desde el mismo lugar, tal y como ocurre con las clases presenciales. Les dará una sensación de formalidad.
  10. Antes de finalizar el encuentro, recuérdales mediante qué vía/s pueden ponerse en contacto contigo y formular dudas. (EVA, plataforma, blog, etc.)

Antes de terminar, os dejamos un par de indicaciones de la mano de @balbinof:

  • Para evitar que nuestro alumnado pueda volver a entrar en Meet: el apodo (nombre de la sesión) o enlace, sólo funcionará si el profesor accede a la clase o pincha primero en éste.
  • Sólo el creador del Meet y el organizador del evento en Google Calendar podrán silenciar o expulsar al resto de participantes.

Con todos estos consejos, ¿te animas a empezar con tus clases virtuales?